Con el fin de generar alianzas que permitan un desarrollo eficiente en el trámite de solicitud de patentes para 2015, la Unión Europea y el Gobierno de China se preparan y mantienen una actitud positiva respecto de la creación de una patente europea única.

Benoît Battistelli, presidente de la Oficina Europea de Patentes (EPO) indicó, “Cada vez habrá más solicitudes de patentes y más complejas”, junto al comisario de la Oficina Estatal de Propiedad Intelectual (SIPO), Shen Changyu, antes de participar en una conferencia sobre los sistemas de patentes y procedimientos de armonización y accesibilidad.

Según Battistelli, el desarrollo de herramientas que permitan crear patentes de calidad será “difícil” en los próximos años porque “cada vez hay más solicitudes en todo el mundo” y porque “cada vez son más complicadas”, “requiere mejor colaboración entre oficinas de patentes, y eso es lo que estamos haciendo” por medio del desarrollo de “reglas comunes o procedimientos parecidos” a fin de tener “competencias para afrontar este desafío”.

Por su parte, Shen Changyu coincidió con su homólogo europeo en que el reto “requerirá más coordinación entre ambas partes”. “En general, la cooperación entre la UE y China, de 30 años de duración, se ha llevado a cabo bien, pero también tenemos desafíos por los diferentes niveles de desarrollo económico y capacidad innovadora”, señaló.

Lo anterior , con base en el último informe anual de la EPO, donde China se situó en 2013 en cuarto lugar en solicitud de patentes con un aumento del 16,2 % respecto del año anterior, sólo por detrás de Estados Unidos (que creció un 2,8 %), Japón (que subió un 1,2 %) y Alemania (que cayó un 5,4 %).

“China es cada vez un solicitante más importante, principalmente en el campo de las telecomunicaciones”, reconoció Battistelli.

Tanto el comisario de la Oficina Estatal de Propiedad Intelectual (SIPO) como presidente de la Oficina Europea de Patentes (EPO)  consideran positiva la entrada en vigor de la patente única europea prevista para 2016, que en opinión de Shen será “excelente para las empresas de ambas partes” en cuanto a que reducirá procedimientos y abaratará costes. “Es un movimiento muy bueno y positivo porque permitirá a los solicitantes acortar el tiempo de solicitud y reducir los recursos de la oficina, además de a las empresas ahorrar costes”, señaló.

Battistelli se declaró “muy confiado” en que la patente única europea esté disponible “probablemente en 2016”, y explicó que “primero beneficiará a los solicitantes europeos, especialmente a las pymes, pero también beneficiará a todos, hará más fácil el sistema de protección en Europa”.

También puso de relieve herramientas puestas en marcha por la EPO como el motor de búsqueda “Epoque”, que utilizan actualmente las oficinas de 40 países en todo el mundo, incluidas las de Australia, Brasil, Canadá o China, así como la biblioteca “Espacenet”, accesible de forma gratuita a través de la página web de la organización.

Además, el servicio de traducción digital de la EPO atiende unas 17.000 peticiones diarias y está disponible en 32 lenguas, incluido el chino, japonés, coreano o ruso.

La EPO, que procesa unas 266.000 solicitudes por año (unas 725 al día), de las cuales dos tercios procedían de fuera de la UE -especialmente de Estados Unidos, Japón, China y Corea del Sur-, concedió cerca de 66.000 patentes en 2013.

Fuente: http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1718946